Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Roxana’

Qué será lo que muchos de nuestros Clientes tienen en la cabeza. De verdad no me imagino cuáles son las profundas dolencias que les aquejan y los hacen portarse como verdaderos inútiles.

Después del incidente verbal que cometió mi Cliente y al que por supuesto me sentí aludida, me fui rápidamente hasta donde las escaleras para salir por mi coche y por qué no, me alcanzó mi Cliente y me dijo:

¿Por qué te portas tan mal conmigo Rox? Acuérdate que si no me tratas bien la iguala baja eh…

Para cuando esto sucedió yo ya le había dado mi boleto al valet parking y afortunadamente mi coche llegó en muy poco tiempo, así que ni siquiera tuve la necesidad de responder tal estupidez –cosa con lo que me sentí completamente mal-. Debería haberle apresado la cabeza contra la puerta del coche y zafársela, o atropellarlo y dejarlo inválido, pero no, no hice otra cosa más que irme a mi casa angustiada y confirmando una vez más que en los puestos más altos de la mercadotecnia hay un puñado bien grande de estúpidos. Evidentemente los hay en todo el mundo, pero ¿por qué todos se cruzan en algún momento en mi camino?

Ya lo sabía. ¿Pero qué será lo que tienen en la cabeza para ser así de idiotas ya no digamos al momento de ligar a una chica, sino al momento de tomar decisiones sobre comunicación? Porque vamos, el incidente que me había pasado a mi me puede pasar con cualquier cabrón pero no, me tuvo que pasar con alguien de quien depende en gran parte mi trabajo.

Desafortunadamente y debido a la idiosincracia que nos cobija, estamos muy acostumbrados a la timidez justo en el momento en el que se necesita coraje, a agacharnos cuando lo que se necesita es alguien que levante la voz, a preguntar con voz bajia si algo está bien o mal cuando lo que se necesita es alguien que tome decisiones y ahorre problemas, a decirle a los Clientes “ok, sí te lo tengo pero te va a costar el triple”. De entre todos mis clientes no puedo decir que conozca alguno así, y es frustrante saber que de ellos depende lo que sale con mi nombre a los medios, y que a veces es para dar pena.

Así que pensé en todo esto y la primera reacción que tuve fue frenar completamente mi coche, bajar la ventana y decirle:

“Eres un pendejo cagón, un hocicón que no tiene valor para decir las cosas de frente. Pero bueno, éso ya lo sabemos todos, menos tu esposa ni a quienes les reportas”.

Cerré mi ventana y me fui rogando que al día siguiente todavía tuviera trabajo, y sintiéndome estupendamente bien conmigo y con el mejor momento de la noche.

Read Full Post »

Decicí dedicarle mi juventud e incluso mi amor a la Publicidad. Tantos momentos juntos nos han vuelto inseparables y no me queda más remedio que, como dos personas que se conocen bien defectos y cualidades, amarla y entregarme enteramente a ella. Total, si en algún momento a un sensible y comprendido publicista, director, fotógrafo, modelo, cliente o qué se yo, le agarra la onda a esta servidora, será el momento de dividir mi mente y mi cuerpo entre los dos, y ya saben quién tiene la preferencia.

A estas alturas me he casado y divorciado varias veces de la publicidad, pero que quede claro que no precisamente de ella, sino de todos los intereses y gente inútil que la rodean; ella no tiene la culpa y como la más bella de las profesiones, me tiene de por vida.

La verdad es que al día de hoy soy una alta personalidad en mi profesión y éso se lo debo a la bendita Publicidad, a mi trabajo y a mis tantas horas de desvelos con ella. Pero no puedo sentir más que rabia cuando hoy, en pleno peloteo, pasa al lado de la sala de juntas un anónimo personaje del departamento Administrativo de la agencia y con la mano en la cintura nos dice:

-Pero cómo trabajan eh… no se vayan a cansar.

Y se hace el chistosito. Siempre me ha reventado la madre que, cuando estamos en total sesión de pensamiento, llegue un tipejo(a) y diga algo tan poco atinado como éso. ¿Qué culpa tenemos nosotros que nuestro trabajo sea relajarnos, subir los pies a la mesa, reírnos y soltar pendejadas mientras de repente, cuando menos te lo esperas, te llega la inspiración y escupes aquella idea que salvará nuestras carteras al fin e mes y nos subirá a los medios con una campaña bien lograda?

Ninguna, y es que a alguien se le hace que el trabajo de un Creativo es fácil; ya quisiera ver o saber yo cuál, de todos los trabajos de la humanidad, es el más fácil. Seguro sería ese que tienen algunos tipos y tipas que se dedican a viajar por el mundo probando comida, u hospedándose en hoteles cinco estrellas y demás, para luego salir en TV dictando cuáles son las tendencias actuales de viaje o cuál es la mejor comida de Asia o Sudamérica. Ése sí que es un trabajo rico y hasta podría salir tachado como de fácil, pero les aseguro que no lo es.

Ningún trabajo es fácil ni difícil, lo que pasa es que no los sabemos buscar y cuando encontramos algo lo único que queremos es ganar dinero pero hoy, personalmente, le doy gracias a la vida que tengo trabajo y hago dinero con lo que me gusta.

-Pues sí me canso, tarado.

Y le cierro la puerta en la nariz.

Ojalá que todos ustedes estén en el sitio correcto, haciendo dinero y si no es el caso, por lo menos no juzguen a quienes sí lo tenemos 😉

Read Full Post »

Estoy destrozada. Del corazón, del alma, de la cabeza.

Mi vida personal no es tal. Es más, mi vida personal es solamente mi Agencia. Mi única vida es mi adorada Agencia y es así.

Hace unos días escribía sobre el valor emocional que tiene aquel lugar de trabajo que me de para pagar la renta y mis lujos, y me pregunto si vale la pena dejar todo lo que amas y ser una especie de ente sin forma ni razón por ser alguien exitoso en tu trabajo; y no encuentro la respuesta, porque amo patinar en hielo, beber con los amigos, escuchar música en la comodidad de mi casa y estar con mi familia y mi pareja. Pero en este momento creo que estoy en la disyuntiva de mi vida. Es mi vida o mi trabajo.

Es triste saber que la publicidad es, desde los ojos tristes que ahora tengo, una suerte de persona que te aconseja, pero no te acompaña. Me siento sola, triste, pero qué más da. Estoy dando todo lo que tengo por mi profesión, y algo tan bello como la puclicidad merece todo mi esfuerzo y créanme que día a día lo doy.

Les hago una pregunta: ¿Creen que aquellas personas que trabajan árduamente hasta cumplir los 60 años, y luego se retiran con una cuenta millonaria a vivir su vida tranquilamente en la playa sean felices? Porque yo pretendo hacer eso –tomando en cuenta que actualmente mi vida se resume en trabajo y nada más-, pienso que tal vez sea buena idea darle mi juventud y mis ganas de vivir al lugar donde trabajo, y dejar la felicidad para mi retiro.

¿Vale tanto la pena sacrificar la estabilidad con tu pareja? Aunque no sean publicistas me entienden. Si aman su profesión me entienden. Si ven más allá del dinero me entienden.

Ahora mismo no tengo la respuesta, creo que el tiempo sabrá decirme qué es lo mejor. Por lo pronto mi vida personal se esfuma, soy exitosa en mi trabajo y no tengo a nadie para contárselo. Miro la ventana y hay luz de sol, gente que camina por las calles entre restaurantes o paseando a sus perros y no se por qué demonios yo estoy en este preciso momento trabajando para unos clientes que seguro no valorarán lo que hago, cuando podría estar viviendo mi vida; si tuviera una.

Pero ahora he decidido seguir como soy, y felizmente me doy cuenta que mi cuaderno está más lleno de ideas que hace unos días y haré mi mejor esfuerzo por venderlas y me siento un poco más contenta, porque entiendo que así es mi vida desde que tomé la decisión de vivir así. Elegí vivir de la publicidad y, actualmente, no hay nada más que me apasione tanto como ella, como mi compañera.

Read Full Post »

Al día de hoy no ha sucedido nada y espero que todo se quede así. Ni vídeo escándalos ni nada; al contrario, las cosas han tomado poco a poco su sitio tanto que hasta las computadoas ajenas ya han sido devueltas a sus respectivos dueños con aparentemente ningún hecho qué lamentar. Aparentemente.

Son mediados de una nueva semana y junta general en la sala grande para hablar del performance de la agencia en los últimos y más importantes Festivales de Creatividad en todo el mundo, a los que obviamente siempre entramos.

Eso de los festivales para unos es como pagar cientos de miles de pesos para comprar un par de tristes estatuillas de metal precioso que hechas bajo comanda costarían 50 veces menos, pero éso sí, la carga emocional y la adrenalina del Festival es lo que las hace tan valiosas…

En la sala grande todos nos juntamos como la gran familia que aparentamos ser o nos quieren vender, mientras que en nuestra disfuncional situación los papás se acuestan con los hijos y los hermanos se llenan de envididas con sus similares y nos convencemos que eventualmente tendremos que despegar y volvernos la agencia más creativa del país y del mundo, claro, siempre echando mano de las claras herramientas que el Holding al que pertenecemos pone a nuestra disposición para hacer comunicación que se salga de lo convencional; la tristísima realidad es que todo lo que sale de nuestra agencia y pasa en los medios es absolutamente pan con lo mismo, rancio, sin sabor y aburrido pan con lo mismo. Como siempre, como desde hace muchos años.

Pero claro, a todos nos contagia saber que ganamos como seis Tellys (que son premios que quién sabe quién demonios inventó ya que casi nadie los conoce pero ahí están), y unos cuantos más importantitos y bonitos que irán a empolvarse a los mismos estantes que funcionan como pastillas para no explotar ante la decadencia del cliente ante la verdadera y hermosa creatividad, la que por supuesto les ha dado de tragar a ellos y a nosotros desde el comienzo de la vida globalizada e incluso mucho antes.

Mientras todos guardamos silencio el Presidente de la agencia nos platica que estamos bien, que la primera mitad del año estuvo bastante floja pero que todo va fluyendo, que perdimos el total de las oportunidades en cuanto pitch entramos, que no habrá aumentos en los próximos meses pero que lo comprendamos, que renunciamos a una cuenta y dos más se fueron y que son cosas que pasan, pero termina diciendo dudosamente que no estamos mal y que es el comienzo de una nueva etapa de “nuestra agencia”.

Yo, personalmente, sigo sin ver mi apellido en la recepción de la empresa para que digan que es mi agencia, pero aún así todos nos sentimos parte de la familia.

Y cuando el momento lo amerita nos dicen que la agencia ganó esos premios con el sudor y esfuerzo de todos nosotros, desde el personal de limpieza y los meseros hasta los altos mandos creativos, que estos premios (mostrándolos orgulloso) sólo son un cimiento más en nuestra ya “arraigada y funcional creatividad”, pero más que todo, son la prueba de que se puede ganar con creatividad funcional y no trucha.

Silencio total (como esas veces donde todo se apaga y sólo ves moverse la boca de alguien que habla pero no emite sonidos). Tímidamente nos miramos unos a otros mientras se escuchan un par de murmuros en las últimas filas, y es que ni yo, ni quienes están a mi derecha o izquierda y nisiquiera aquella persona que sostiene nuestros apreciables metales habrá visto más que en la pantalla de su computadora dichos comerciales, impresos y activaciones con las que supuestamente ganamos, no, y no las vimos porque tristemente aparecieron sólo en la inocente y cálida parte oscura del cerebro que todos los creativos llevamos bien en alto y simplemente quisiera hacer realidad el ver nuestras obras de arte a cada paso que damos por la ciudad, o en cada botón que presionamos de la Radio o la TV, en cada hojeada de nuestra revista favorita o qué se yo, pero de ahí a que nos podamos vanagloriar de algo que a leguas es una mentira y no asumirla como tal, hay mucha distancia.

Aún así nuestro presidente tiene todo mi respeto y el de los demás, porque por algo estará allá arriba y muchas cosas habrá hecho bien para ganárselo, pero hay algo que me da mucho miedo y me hace preguntarme continuamente si mi futuro está en una posición como la de este tipo que sólo habla y habla, o todavía es temprano y me puedo dedicar a algo más normalito, como exigía mi papá.

Y es que en este negocio siempre estamos en la cuerda floja y cuando alguien pierde el piso por alcanzar el oro, se trata de principio de la caída para todos.

Read Full Post »

Definitivamente es un alto ejecutivo y ahora todo lo tenemos que ver con él. Dicen los que saben que sus tarjetas de presentación dicen algo así como VP Creativo, así, con unas groseras y llamativas letras realzadas.

Al parecer el título nobiliario se lo dieron hace poco, aunque la verdad y también en palabras de los que dicen que saben, le quedan un poco grandes los zapatos y no se diga el puesto.

Una de las que sabe es Andrea, una tipa relativamente inteligente que se pasea por los pasillos de la agencia presumiendo sus últimas adquisiciones siliconeras, y debido a eso cada día ella y sus plásticos son de las personalidades más asediadas a la hora de fumar en la terraza de la agencia, con ánimos de conocer los últimos chismes de esta gran familia de gente cool.

Alguna ocasional conversación en torno a si una cuenta se va y ninguna llega (afectando las de por sí ya afectadas ayudas financieras anuales), o cuáles fueron los resultados para la agencia en el pasado Festival -en el que misteriosamente se entró con una carga bastante pesada de truchos- (aunque nuestro presidente y no se diga el VP Creativo, juran jamás dejarse tentar por las sabrosas mieles de la publicidad clandestina), y se regresó con un chorro de shortlists y algún metal canjeable por una posición en el dudoso ránking de quién sabe qué revistucha, son los temas de ocasión, pero siempre puede más el chisme de la semana (que en esta ocasión está contado por la mejor amiga de Andrea, otra adicta al bisturí que jamás come en aquél restaurante al que todos asistimos por prestación de la empresa), y con cigarrillo en mano, escote pronunciado (dejándo tomar un poco de aire a aquél par de bronceados senos) y cabello suelto, nos platica sobre el reciente amorío entre nuestro Presidente Creativo y una redactora Junior que parece estarse especializando en cabezas (bueno, y también bodycopys).

Otro cigarrilo, los teléfonos suenan y con murmuros nos cuenta que al parecer la última campaña grande de la agencia resultó un fiasco (publicitariamente hablando, claro), y no sabemos si la mala suerte se deba a que nuestro Presidente tiene las manos ocupadas en otras cosas y no en nuestas cuentas, o porque justamente dicha campaña le fue encomendada a una principiante.

Sea como sea el cliente está contento y seguirá vendiendo cantidades industriales de su producto (que internamente hemos bautizado como larva de caca, porque lo único peor que la caca, es una larva que se alimenta de ella) y así, contento por tanta belleza adjudicada al sonido de la caja registradora, nuestro cliente sigue leyendo el Best Seller Advertising for Dummies (que personalmente he visto medio escondido en un estante en alguna presentación), y cultivando su intelecto con el ya viejo video youtubero de Amapolita.

Pero para este momento van ya como cinco cigarrillos, y todos coincidimos en que sería mejor que en vez de

quedarnos una hora platicando, nos deberían de dar tres horas de comida y así evitaríamos perder el tiempo con esta vaina. Ja, como si eso fuera cierto. Sin embargo también todos coincidimos en que es hora de volver a los escritorios, y cuando vamos saliendo del elevador, misteriosamente nuestra citada redactora Junior sale de la oficina del VP Creativo arreglándose la falda y claramente despeinada.

Catástrofe. CATASTROFE.

Se vienen tiempos grises acompañados seguramente de chubascos, y ya los siento venir (porque me duelen los huesos cuando va a llover), sin embargo no puedo dejar de pensar que, para bien o para mal, un redactor que bien se exprese puede conseguir lo que quiera, así que algo estará haciendo bien esta mujer.

Read Full Post »

Con esta breve introducción le quiero dar la bienvenida a Roxana (ella se irá presentando poco a poco y con tiempo), una amiga mia que espero se vuelva de ustedes, y está aquí decidida a nutrir este sitio con una mirada un poco más íntima de la publicidad.

Es redactora en una “prestigiada” agencia multinacional, gana bien, es guapa, tiene un exquisito sentido del humor y su columna se llama Sucedió en la Agencia.

Espero que la disfruten, porque yo sí.

Igualmente, aprovechamos para presentarles un nuevo tema para el sitio. Sabemos que está cambiando mucho últimamente, pero sus comentarios nos ayudan a ofrecer lo mejor que está a nuestro alcance.

Sería genial si nos avísan sí el presente tema es de su agrado.

Saludos y suerte a todos.

Read Full Post »