Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Effies’

Hace unos días me di cita en la premiación de los Effies nacionales -más por obligación que por gusto-, y la verdad es que al final no estuvo tan mal.

Como bien saben no es una premiación cualquiera, me refiero a que no ves a los típicos creativos borrachos y borrachas platicar, cantar, divertirse y bailar.

Es algo más formal. De traje, estola y toda la onda (la mayoría) y cómo no, si los Clientes son unos de los principales invitados; cómo les encanta fanfarronear y darse de pavaditas en estos eventos eh.

No nos fue mal, tuvimos algunos metales y en general la gente quedó contenta, y cuando la premiación se convirtió en cóctel y los ánimos estuvieron más aderezados con alcohol, todos nos sentimos un poquito mejor y principalmente uno de mis Clientes, Vicepresidente de Mercadotecnia de una de las firmas que yo llevo, que se sintió muy “solito” y con unos tragos más encima y cero canapés, se atrevió a pedirme de una forma muy arcaica que saliera con él.

Ya me había insinuado un par de cosas en infinidad de juntas que habíamos tenido, en alguna otra ocasión conocí a su esposa y a su hija y evidentemente yo nunca le había dado bola, pero ahora estaba mucho más encima de mi y así pasaron un par de horas.

Es increíble lo fáciles que son los hombres (y muchas mujeres, claro) y cuántas veces no han sucedido ciertas cosas en fiestas diversas, de aniversario de la marca, filmaciones o simples comidas que se convierten en cenas y luego en desayunos. Muchas diría yo, o me reservaré a decir que yo he sabido de infinidad de veces que éso sucede.

Pero la verdad es que no me asombra, digo, más allá del típico flirteo y tensión sexual que existe entre profesionales de un negocio, generalmente en mi vida las cosas no van más lejos –y en esta ocasión tampoco iba a suceder-, principalmente porque no quería, porque aunque aunque ahora no tengo novio ni nada parecido, tampoco lo quiero tener, pero la principal razón la escuché de su propia boca.

Resultó que estaba en el clasiquísimo saludo a viejos conocidos, platicando de cómo nos había ido, de quién se había casado y así, y cuando decidí ir por mi abrigo para definitiva irme a mi casa a descansar, escuché clarito que aquel Cliente que hace unos segundos moría por ir a mi cama:

“…yo creo que sí cabrón… a ver… porque sí está bien buena y aunque me caga su forma de ser, y sus pinches campañas siempre son una mierda, no pienso llegar a mi casa hoy con mi mujer.”

Entre carcajadas de los que se encontraban en su pequeña reunión (todos Clientes, que lamentablemente estaban al lado de donde yo había dejado mi abrigo), no tuve más remedio que acercarme, tomar mis pertenencias y decirle tranquilamente al bocón:

“Que tengas una buena noche, porque hoy va a hacer más frío del que pensaste”.

Y silencio total en los cuatro animales a los que siempre les presento.

Anuncios

Read Full Post »