Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cuentas’

El año comenzó con todo, pero qué les puedo decir si ustedes ya saben éso porque lo vivieron.

Todavía no ha acabado ni el primer mes y ya quiero vacaciones y olvidarme de esta maldita pesadilla que ha renacido con dos cuentas nuevas que he man dado/regalado/pasado/aventado. De verdad que son los Clientes más difíciles que he tratado en la vida (aunque estoy segura que los hay más), y que no saben ni siquiera lo que quieren.

Simplemente ayer –en presentación de campaña de TV con uno de esos nuevos Clientes-, y ya al final de la presentación, en el momento de los “comentarios” me dicen:

-Oye Rox, las ideas están muy padres, las contaste tan bonito que me emocioné mucho, y los key visuals que trajeron son muy claros, ¿pero sabes qué? Creo que necesitamos tener una maqueta para podernos imaginar todo mucho mejor y más claro, por ejemplo el tema de los colores:

-Cómo que los colores… no entiendo.

-Tú más que nadie debes saber perfectamente que los colores juegan un papel muy importante en la comunicación, digo, a éso te dedicas; me preocupa que hagamos unos comerciales con tonos rojos o muy “impresionitas” como los que vemos ahí, porque lo que nuestro producto provee es tranquilidad… es relajación, y éso no lo estamos transmitiendo en estos key visuals.

Decidí no responder semejante estupidez, y mejor me puse a pensar con quién voy a ver el Super Bowl este domingo, y en si la maldita rutina de hoy en el gimnasio me habrá hecho quemar al menos 400 calorías.

Y también me puse a pensar que si yo tuviera el dinero para no preocuparme por la renta, o por pagar la luz y el agua, y la tenencia de mi coche y mis deudas, no tendría que estar aguantando a tipejos como estos que nada saben de publicidad ni de nada.

Y digo que no tendría que estarlos aguantando por una simple razón: si yo tuviera el dinero por supuesto que seguiría siendo publicista y no dejaría de trabajar en lo que amo, y con ello seguiría lidiando con esta clase de gusanos en puestos elevados, pero con la mano en la cintura le diría a un Cliente tan minimamente inteligente algo como ésto:

-Son key visuals, ¿no sabes lo que son los key visuals?

¿No sabes que el día de la pre-producción tendremos a un Director de Arte y a un escenógrafo que nos estará cuidando el tema de los colores? Es un ejemplo, para que personas como tú que no tienen la capacidad de imaginar se den una idea cercana de lo que vamos a filmar.

Eso sería lo que yo haría si no tuviera que cobrar un sueldo quincena a quincena, porque no tendría el miedo de que a Cliente no le alcanzara la inteligencia para la creatividad, pero seguro sí la tendría para pedir mi despido.

Afortunadamente y para que mi día tuviera el punto positivo, quemé 430 calorías y el Super Bowl lo voy a ver en casa de mi mejor amigo.

Bienvenidos a Cólicos Creativos, otra vez.

Anuncios

Read Full Post »

El lunes en la Agencia estuve a prácticamente nada de decir basta. Adiós, al diablo la publicidad y sus complicaciones.

Es más, ahorita tengo un sentimiento gigantesco y nublado de mi profesión por culpa de la maldita incertidumbre económica mundial. ¿Será el fin del mundo? Por ahí dicen que el vaticinio se está cumpliendo pero yo, como buena agnóstica y poco seguidora de las creencias populares, no me lo trago.

Sin embargo el bendito beneficio de la duda siempre está ahí, y la verdad es que ni lo quiero investigar.

El caso es que a principios de semana, en la junta general de toda la Agencia, se nos dijo que estos eran tiempos difíciles y que había que “apretarnos el cinturón” todos, con los aumentos económicos al personal iguales a cero, las no contrataciones de nuevos y flamantes integrantes del equipo, en fin, una suerte de taradeces que a los únicos que nos joden es a nosotros, a quienes sacamos el día a día y tenemos la mejor cara para irle a presentar a un cliente que cada mes quiere bajar la iguala, pero exige más y más y no tiene llenadera y lo peor de todo, es que no nos bajan de inútiles.

Las instrucciones de los presidentes de la Agencia fueron simples: no habrá aumentos en un rato, ni contrataciones, y todo, absolutamente todo lo que pidan los clientes se tendrá que realizar sin titubear.

Los primeros puntos los comprendo perfectamente, digo, no soy pendeja como para no darme cuenta del momento en el que nuestro país vive; sin embargo el punto de “…absolutamente todo lo que pidan los clientes se tendrá que realizar sin titubear” se me hace denigrante, se me hace prozaico, sin chiste y hasta vulgar.

Miren que agacharse tanto ante los clientes, hasta el nivel en el que parecemos ya sus sirvientes y no sus comunicadores.

El día de hoy tengo a uno de mis Directores de Arte haciendo la invitación de fin de año para uno de nuestros Clientes, all day. ¿Me pueden hacer el chingado favor? ¿En qué momento nos vieron cara de (respestuosamente) despacho de diseño y similares? ¿Después de ésto tendremos que hacer la invitación a los 15 años de sus hijas? Me lleva la chingada.

Tranquilidad y humilidad ante todo, y por el bien de nuestros bolsillos y para sustento de mis lujos, tuvimos que hacer la mierdera invitación, y todo terminó en tragedia y conflicto.

Pero voy por partes.

Mi Director de Arte finalmente terminó la mundana invitación y la verdad es que le quedó bastante bien; afortunadamente y para su beneficio y el nuestro, tenía vasta experiencia haciendo invitaciones a los amigos del tipo cumpleañeras y demás, y esta no tenía un diferente brief (keyword: brief), sin embargo y para abrir más el hoyo en el que estába sumergida y hundiéndome todavía más me habló alguien de Cuentas:

Yo:
¿Bueno?

Cuentas:
Hola, oye… mandé la invitación y pues… no gustó.

Yo:
Qué no les gustó…

Cuentas:
Pues no sé, dijeron que no les había gustado y que además esa no era la temática de la fiesta…

Yo:
Pero qué no les gustó… ¿qué te dijeron?

Cuentas:
Pues… que era una mierda.

Yo:
…una mierda. Así, una mierda.

Cuentas:
Pues sí… el Cliente se puso muy loco y comenzó a gritar que qué clase de seriedad era ésa, que en qué momento el contrataba una Agencia de broma y que tenía que hablar con el Presidente de la Agencia -cuanto antes- para hacerle notar que sus creativos estaban tomando el trabajo de broma.

Yo:
Ja, me encantaría que ése tipo hablara con el Presidente de la Agencia y le dijera que no tomamos en serio la invitación para su mugrosa fiesta.


Bueno gracias, ahí luego vemos qué hacemos.

Y colgué.

Ahora resulta que, además de bajarnos los pantalones para que Cliente esté contento y no se lleve su dinero a otra empresa, también tenemos que aceptar pendejadas y además trabajar de adivinos para darle al clavo al gusto personal del desafortunado que maneja la cuenta, porque no es más que éso: su gusto personal.

De hecho ahorita mismo sigo a poco de mandar todo al diablo e irme a vender collarcitos de pedrería a la playa. Mis amigos y conocidos que han hecho éso ahora son felices… pero la verdad es que no aguanto más de 10 días en la playa, y amo la publicidad aunque ella a mi no.

Creo firmemente que el pensamiento, en cualquiera de sus formas (sea filosófico, científico, inventivo y demás), debe y tiene que ser pagado mucho más alto de lo que actualmente se cobra.

En pocas y llanas palabras, trabajamos muchísimo para cobrar tan poquito y encima de ello, nos obligan a hacer mierda que el cliente pide y sin alzar la voz.

Así que voy con mis superiores y les digo:

Ok, yo haré lo que sea necesario para mantener a mis cuentas tranquilas y felices, pero que quede bien claro: invitaciones para aniversarios, festejos y 15 años ni pendeja las hago.

Read Full Post »

Los amigos del Simulador de Vuelo no aterrizan ni para cargar combustible, y sus brujulas ahora marcan un muy esperado destino para muchos: el 4º Curso Profesional de Cuentas impartido ni más ni menos que por el buen Oscar Evia, Coach de Servicio a Clientes en Terán/TBWA.

Personalmente, considero que un curso así no se puede dejar pasar de largo no sólo para quienes tengan la vocación y/o interés de sumarse al área de “Cuentas” (como es conocido el departamento de Servicio a Cliente en las Agencias), sino para todos los que estamos involucrados en la publicidad ya que hoy en día, es básico conocer el manejo y procesos de los distinos departamentos que se tienen en el negocio y hacer sinergia como un buen equipo. Este departamento es ni más ni menos quien da la cara ante el Cliente, son el enlace con Creativo y entre muchas otras cosas, los responsables de las estrategias que luego nos fumamos los creativos.

Es muy extraño pensar que de ellos depende mucho la creatividad que sale de una Agencia de publicidad, pero la veradad es que es muy simple: la elaboración de un brief corre por su cuenta y mientras éste sea bueno, tendremos buena creatividad.

Como lo decían en Cannes 2006: “Put a lion in your briefs“, y cuánta razón tenían.

Específicamente hablando de Oscar cuento sólo con buenas experiencias profesionales, y es que afortunadamente me ha tocado lidiar con él en la dura batalla publicitaria y no tengo más que agradecerle las veces que peleó con Cliente por sacar las buenas ideas; ahora es muy grato para mi saber que muchos de ustedes podrán escuchar de primera mano sus experiencias y aprovecharlas en el beneficio de nuestra querida publicidad.

No se lo pierdan, porque la publicidad de los agradecerá.

Read Full Post »

PepsiCo mira hacia el sur.

El ciclo de la publicidad nunca termina de moverse y en esta ocasión anuncia un cambio radical en el manejo de una de las marcas más icónicas en el portafolio de PepsiCo: Quaker. Después de un laborioso “pitch” en el que participaron principalmente agencias mexicanas, tales como Olabuenaga Chemistri y BBDO, los directivos de la marca decidieron entregar la cuenta a la holandesa Strawberry Frog, una Agencia originaria de los países bajos que tiene presencia desde hace un año en Brasil, al parecer con base en el hecho de que Strawberry Frog ya manejaba desde su fundación la cuenta en ese país sudamericano.

Esperamos que lo que se vea en México de este anunciante, no sean simples adaptaciones de lo que saldrá en Brasil.

Procter & Gamble cree en México.

El gigante P&G anunció que próximamente invertirá alrededor de 450 millones de dólares en México, principalmente con el motivo de ampliar sus operaciones en nuestro país.

Dicha inversión implica la construcción de un nuevo Centro de Distribución y de dos plantas de producción y empaque de todos sus productos, que generará alrededor de 1500 empleos directos y más de 7000 indirectos, y su finalidad será abastecer a toda América y parte de Asia y Europa con productos de manufactura P&G.

Se cocina el negocio de Vasconia.

Vasconia, empresa de origen Español y con presencia en varios países de América Latina –Principalmente en México-, entregó su cuenta a Olabuenaga Chemistri (Agencia perteneciente a Grupo Publicis), tras un largo pitch que contempló la revisión creativa de varias agencias y en la que resultó ganadora la Agencia de origen mexicano.

La publicidad de Vasconia contemplará comerciales en TV abierta y cerrada, así como una campaña gráfica y de medios alternos y POP para sus socios en ratail.

Read Full Post »

Sinceramente “descansar” es un verbo que extrañamente entra en mi vocabulario; lo que sí hice fue llegar a mi casa, abrir una botella de vino y relajarme. Estoy entrevistando copys para suplir una vacante y cuando leo en sus currículums “trabajo bien bajo presión” no les creo. Es un tanto alterante ese enunciado y es que, a menos que trabajes en un call center y vivas todo el tiempo “bajo presión” porque del otro lado de la línea todo el tiempo te están gritando por el mal servicio que presta la compañía para la que trabajas, nadie trabaja “bien bajo presión”.

Bajo presión se solucionan problemas, se atan cabos, se resuelven y modifican hechos que aparentemente no tienen solución, pero no se trabaja y mucho menos en creatividad; ¿a quién se le va a ocurrir un buen comercial cuando estás bajo presión? Por lo menos a mi no. Lo que se necesita en estos casos es relajarse y pensar. No descansar, relajarse. Tener la filosofía de que lo que tenga que suceder sucederá y nadie podrá impedirlo, de que haremos nuestro mejor esfuerzo y más para que el cliente y todo el mundo esté contento, pero si la bomba tiene que explotar pues lo mejor es relajarse y dejarse llevar, porque si no te lleva la onda expansiva y al final acabas muerto. De cansansio o de hastío, pero muerto.

Vino, música, cigarro: las ideas fluyen más y mejor y el lápiz se mueve escribiendo cuanta pendejada se me va ocurriendo.

Miro al techo y pienso: los creativos somos una especie de héroes de carne y hueso que sacamos lines urgentes en cinco minutos, que revisamos copias de trabajo con un ojo y el copy con el otro, que corregimos textos y ortografía al mismo tiempo que pulimos lo que está escrito, que pensamos en nuevos formatos y nuevos comerciales sin hacer caso cuando Cuentas nos dice que eso no va a funcionar, que conoces al cliente y que eso jamás le va a gustar. Y como todo buen héroe siempre al pie del cañón.

Miro mi cuaderno y veo que tengo unas páginas llenas de nuevas ideas y debería ser fácil venderas, pero cuando nadas contra corriente la situación se vuelve más difícil.

Y me pregunto: ¿cuándo fue el momento en el que los de Cuentas (claro, no todos porque hay unos valiosísimos) decidieron nunca más hacer estrategia y sólo dedicarse a tomar dictado de lo que necesita el Cliente, darle copy paste y mandar un mail pidiendo exactamente lo que Cliente quiere?

Pero lo que es peor, ¿cuando fue el momento en el que nosotros como profesionales creativos decidimos ceder ante su juego, y volvernos parte de este cáncer burocrático que cada día inunda más y más nuestra amada profesión?

Pero hay que pagar la renta, el teléfono, el cable, el gas, el agua, la gasolina y las cervezas… así que cierro mi cuaderno con nuevas ideas, y me dispongo a venderlas.

Read Full Post »

En cuanto colgamos el ambiente en la sala de videoconference se puso un poco pesado, la Ejecutiva de cuentas me miraba y no sabía qué decirme y yo la entendía, pero estaba en una actitud de valemadrismo así que más le valía no decirme nada, porque si no hasta ella iba a salir raspada; ¿por qué ya nadie del otrora departamento de Cuentas se pelea con el cliente, lo pone en su lugar y saca la cara por la Agencia?

Miré leventeme a Susy y le dije no hay problema, ella lo va a solucionar, así que abrí la puerta y salí disparada hacia mi lugar.

Como era de esperarse, a los 10 minutos me llegó un correo (con copia hasta al VP, claro está) diréctamente de la máquina del Coach de Cuentas en el que nos decía que comprendía perfectamente el alto nivel de estrés en el que nos encontramos, pero que había que comprender que este cliente era muy importante y que necesitaba de respuestas inmediatas por su tipo de negocio, así que estaba en nuestras manos la responsabilidad de que el cliente estuviera contento.

En pocas palabras, nos estaba diciendo que si el cliente se iba de la Agencia o algo malo pasaba, sería aboslutamente nuestra culpa. Cada vez vamos de mal en peor: ¿cómo les puede interesar tanto un cliente que cuando comenzó sus relaciones laborales con nosotros pagaba una fuerte iguala mensual, pero al sumar tres de sus formatos de negocio no hubo ningún tipo de ajuste a dicha iguala? Evidentemente estábamos trabajando cuatro miserables creativos y otros tres miserables ejecutivos en una desafortunada cuenta que necesitaba al menos el doble de gente, y todavía se dignan en decirnos que si el cliente está en desacuerdo con el trabajo de la agencia, o los tiempos de entrega o lo que sea, sería nuestra culpa porque “estaba en nuestras manos”, de verdad que no comprendo nada.

Toda la semana fue igual, yo rogando cada día que el fin de semana llegara rápido y todos pudieramos relajarnos y pensar en otras cosas, tener vida como muchos podrían llamarle, y a escasos minutos de irme de aquel infierno en el que la oficina se había convertido el viernes, recibimos el correo con el retoque magicosmético que había hecho nuestra clienta.

No era malo, era lo que le sigue a malo. Era espeluznantemente horrible, parecía que estaba hecho en Paint y, de paso, le habían cambiado la cabeza con lo que ahora ya no tenía absolutamente ningún sentido.

“Susy, aquí te mando la foto retocada final. ¿Cuándo podemos ver un plan de medios? Me urge muchísimo, pero vamos en buen camino”.

El correo nos llegó a todos, como diciendo: “miren lo grandiosa y espectacular diseñadora que soy”, pero lo único que yo veia es la gran cantidad de tiempo y dinero que se desperdició en su educación.

Y no conforme, se atrevió a cambiar la cabeza que yo había hecho, pensado, escrito 50 veces hasta que me gustó lo que decía y transmitía:

“PD: Chicos, le hicimos un cambio a el título. Gracias”.

Perfecto. Era suficiente. Busqué el correo que mandó el Coach de Cuentas el mismo día que tuvimos la discusión telefónica, lo abrí, le dí Forward y escribí:

“Ok, tal vez esté en mis manos y en las del equipo el futuro de la cuenta en esta agencia, pero sólo te digo una cosa: a partir de hoy viernes no haré más creatividad para esta clienta, sí para la marca pero definitivamente nunca más para la clienta.

Si hay que hacer algo con ella entonces que les dicte exactamente qué es lo que quiere, con punto y coma y que hasta nos pase las cabezas y los textos y así se hará, para evitar malos entendidos.

No estoy dispuesta a seguir perdiendo mi tiempo con estupideces como estas”.

Y le piqué Send y me fui a descansar.

Read Full Post »

Mi rutina diaria comienza alrededor de las 8:15 de la mañana (porque siempre me quedo dormitando como 10 ó 15 miuntos en la cama) y, como vivo a no más de 20 minutos de la agencia, siempre llego a buena hora.

En teoría entro a las 9:00 de la mañana todos los días excepto los viernes que entro una hora más temprano (se supone y nadie cumple), porque salimos tres horas antes; digo en teoría, porque en la práctica no es así y se que gran parte de ustedes me entenderán, aunque no sean publicistas.

La realidad ya puesta en el papel es la siguiente: entro a las 9:00 de la mañana aunque llego a veces a las 8:00 y a veces a las 10:00, tendría que salir a las 6:00 pero generalmente me voy como a las 9:00 todos los días y siempre a cenar, al cine o a vivir la poca vida que esta agencia me permite tener todavía, sin embargo a veces también tengo que venir los fines de semana. Como me pasó justo en esta ocasión.

No, no se trata de una tragedia, se trata de un bomberazo (aquel trabajo que llega en el momento menos indicado y que necesita atención urgente) por una cuestión social importante, así que cuando me preguntaron que si podía venir el sábado dije que sí, y aquí estuvimos hasta las 10 de la noche.

Comenzamos a trabajar, nos reímos, trabajamos, oímos música, trabajamos y ya por ahí de las 4 de la tarde fuimos a comer y justo saliendo del elevador me acordé que no traía el RFC de la empresa, y como que evidentemente ibamos a comer a costas de la agencia por hacernos venir en sábado me tuve que regresar por él. Finalmente comimos, nos bebimos un par de cervezas y regresamos a trabajar después de hora y media de mediano relax.

A las 10 de la noche terminamos todo: tres caminos diferentes con lines de TV diferentes y tres impresos diferentes de cada camino, haciendo un gran total de nueve impresos con layout diferente y nueve lines de TV igualmente diferentes, tres conceptos buenísimos que al final hicieron un pesado y bonito archivo en Power Point que elaboró mi copy Jr para la presentación, que seguro le encantaría hasta al mismísimo presidente de la agencia.

Entonces, tranquilos y en un grandioso mood como si recién hubiéramos salvado al mundo, nos fuimos a nuestras respectivas casas hablando del gran equipo al que pertenecíamos.

Llegó el lunes y con el día también llegó la oportunidad de presentar aquel trabajo de fin de semana que orgullosos ya teníamos montado y listo para proyectar, los lines de TV estaban re-revisados y ajustaditos y todos medían exactamente 30 segundos y contenían headlines precisos; nadie parecía realmente cansado y era un día lindo en general, vamos, todo estaba preparado para un gran inicio de semana, pero éso no sucedió, ni iba a suceder por lo menos en los siguientes días porque sencillamente a alguien de nuestro departamento de cuentas se le había olvidado decirnos que la junta se había pasado de este lunes para el próximo.

Ahora sí y además de catástrofe total, un sentimiento de humillación hacia mi y poco profesionalismo hacia los demás inundó mi cabeza; ¿cómo era posible que se nos tomara tan poco en serio en esta agencia? De verdad y sin miedo de pecar de egoísmo, ¿no saben que “Creativo” es el departamento más necesario de una agencia de publicidad? Pero más que todo, ¿qué calidad de personas tenemos en el staff de esta empresa que no toman en serio su trabajo?

No se trata del hecho de que nos hayan hecho venir a trabajar cuando podíamos estar haciendo otra cosa, aunque sería válido; se trata del hecho de que la gente aquí se hace pendeja sin el mayor problema y así, sin el mayor problema, cuando la cosa es al revés y ellos son los que están en llamas vienen corriendo a este departamento, al que no le hacen caso, a pedir que saquemos por favor las cosas para el día siguiente, o a que hagamos un par se versiones más de equis cosa o lo que sea.

Y así, sin el mayor problema, me dicen:

-Está padre pero… como que algo no me gusta…

-¿Qué?

-Pues ya sabes, tal vez si cambiamos el color o algo…

-Discúlpame, pero en este grupo no hacemos creatividad para ti o para que te guste a ti.

Y sin importarme si hería sentimientos o suceptibilidades, continué diciendo:

-Y la neta me importa poco si conoces al cliente como la palma de tu mano, tú no sabes de convencionalismos, ni de insights y mucho menos de respeto. Así que esto es lo que vamos a presentar.

Faltaba más.

Read Full Post »

Older Posts »